En el Perú, son muchas las normativas de salubridad que rigen actualmente para garantizar no solo el correcto almacenaje de los productos perecibles, sino también que su manipulación sea la idónea en aras del cuidado del consumidor final (los clientes). Sin embargo, para la industria del frío